Reforma Educativa, ¿Pacto por México?

Alumnos

Realidad

Por todos lados se escuchan o se leen opiniones y noticias acerca de la Reforma Educativa. Todo se ha visto desde dos puntos de vista, perspectivas ajenas al problema -de hecho son el problema- que en nada solucionan la crisis que actualmente atraviesa el País. En distintas platicas, de esas que te encuentras mientras bebes una cerveza o cuando «banqueteas» esperando turno en el banco, me he encontrado con opiniones interesantes acerca de lo que ocurre en México.

Antes de iniciar con este análisis citaré dos artículos de la constitución política que llaman especialmente mi atención:

Artículo 39.-

La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno.

Artículo 41.-

El pueblo ejerce su soberanía por medio de los Poderes de la Unión, en los casos de la competencia de éstos, y por los de los Estados, en lo que toca a sus regímenes interiores, en los términos respectivamente establecidos por la presente Constitución Federal y las particulares de los Estados, las que en ningún caso podrán contravenir las estipulaciones del Pacto Federal.

El Gobierno.

El Gobierno Federal a través de, la cristalización de los poderes fácticos llamado, Pacto por México ha impuesto lo que se supone una modernización del sistema actual de educación pública. Algo muy bueno para el país, pues sinceramente somos una nación ignorante. El plan se logró gracias a la aprehensión de Elba, quien con un sentido omnipotente retó al poseedor de la Silla y todos quienes pensáramos que su impune dirigencia continuaría hasta sus últimos días. Sorpresivamente la PGR la detuvo en el Aeropuerto de Toluca y así comenzó lo que hasta hoy aun no se cierra.

La Reforma Educativa está criminalizando la actuación del magisterio y señalándolo culpable del estado de cosas actual, sin embargo, hay otros factores que son de igual o mayor importancia. Si es cierto que el Sindicato de Maestros ha adquirido fuerza tal que permite que sean de los cargos mejor pagados y de los que menos trabajan; de los que con invertir en la compra de una «plaza» -entre 70 y 140 mil pesos- aseguran el resto de su vida; de los que, en el caso de Oaxaca, controlas las políticas públicas por estar en control del sindicato los puestos claves del IEEPO. Los maestros han denigrado el propio título que tanto valor tenía, el Maestro se ha convertido en un presentador o lector de libros que únicamente se dedica a dictar y repetir información sin dar un juicio o peor aún, sin crear conciencia de lo que en su cátedra imparte. Ya no es sorpresa para nosotros escuchar nombrar a alguien impartiendo clases en tal o cual escuela, sabiendo que éste  ni la primaria terminó, sólo que tiene un padrino posicionado que lo logró acomodar o simplemente heredó la posición que su progenitor tenía. Basta leer perfiles en Facebook de aquellos que en la vida cotidiana se conocían por sus graves deficiencias de aprendizaje y que ahora presumen tener un sueldo por «tranzmithir zuhs konozimyenthos» a las generaciones futuras -desde aquí la ironía aparece-.

Los Maestros.

Actualmente no hay un servicio profesional de carrera o un sistema evaluador que permita saber si una persona, egresada o no, titulada o con estudios truncos, tenga las aptitudes de cumplir con tan enorme responsabilidad como es Educar a México. Cabe decir que si esto no ha ocurrido antes, es muy difícil que se acepte ahora, he ahí el rechazo a la famosa Evaluación, pues mucha gente perderá indudablemente su empleo -como ya mencioné, hay quienes no tienen la mínima idea de lo que representan los asuetos y festivos del calendario escolar- y no es culpa de ellos, sino del sistema que durante décadas había estado instalado.

En Oaxaca los inconformes se manifiestan en contra de la reforma por no encontrarse en igualdad de escenarios la evaluación a la que serán sometidos. Indican que los conocimientos que un profesor del norte del país -quizá Monterrey- están por encima de los del sureste -podría ser San Francisco Del Mar-. Las deficiencias o nulo acceso al mundo digital generan esa marginación, no así la ubicación ni su gente. Y el argumento es completamente válido, pues hay profesores que tienen que viajar, 8 horas en camiones, 3 horas en camionetas rurales y 2 horas más sobre burros o mulas para poder llegar a las comunidades a las que fueron asignados, donde no hay electricidad, los servicios de salud son deficientes y por ende, las escuelas están completamente abandonadas.

¿Y los alumnos?

Claramente se ve que, ni la Reforma Educativa ni la inconformidad de los Maestros, no toman en cuenta a la esencia de la educación, al elemento más importante, la razón de ser del sistema: los alumnos, el estudiante, el mexicano que requiere de instrucción y capacitación para afrontar los retos que México le tiene preparados -hambre, desempleo, falta de oportunidades, marginación, discriminación, abusos de autoridad, etc.- y que sólo podrá vencer o dar lucha si está educado.

Las escuelas en las zonas rurales son una vergüenza, ya no dan tristeza, sino que provocan indignación y coraje por la impotencia que uno como ciudadano tiene. Los baños en ocasiones no son más que letrinas o fosas donde hay preparada cal para rellenar las heces de los alumnos. Los Gobiernos de todos niveles se dedican a construir escuelas, el sindicato proporciona maestros, el pueblo inscribe al alumnado, pero nadie ni nada se preocupa por dar mantenimiento o equipamiento, simplemente después de la inauguración las instalaciones pasan al olvido y «rásquenle como puedan».

En este tenor, el magisterio tiene culpa también, por no dotar a las personas aptas para instruir a la matrícula inscrita, sino que cual juego de dados, se arrojan al azar nombres con apellidos sin importar si pueden pararse frente a un grupo y transmitir conocimientos que formen mexicanos competitivos y no certificados con calificaciones vacías.

Y el gobierno tiene más culpa aun, por permitir y haber permitido que las cosas ocurriesen de tal manera. Pero los verdaderos culpables somos nosotros, los alumnos, los padres de familia, los que egresamos de un sistema deficiente. Nosotros, a quienes nos enseñaron que Porfirio Diaz fue un tirano -sin que nos mencionaran que logró una industrialización sin igual del país-, quienes veneramos a Madero como Revolucionario, sin saber que pertenecía a la misma clase de poder a la que quería suplantar. Si nosotros, quienes desfilamos los días 16 de Septiembre y 20 de Noviembre, sin saber que la Independencia y la Revolución fueron guerras perdidas para el pueblo y que unos cuantos fueron los beneficiados y que ésos eran los que antes estaban, pero con otros nombres y apellidos.

Pacto por México.

El artículo 41 cita que nuestra soberanía se ejerce mediante los Poderes de la Unión, sin embargo, de buenas a primeras son los personajes más sombríos de la historia reciente de México quienes ahora vuelven soberanos a los poderes fácticos y anulan por completo la Soberanía Nacional. Si así es y será, estamos ante un escenario completamente inconstitucional, el cual no tiene ni debe tener validez en absoluto.

Se ve reflejado lo que durante mucho tiempo he sostenido, los Diputados y Senadores son los verdaderos NiNis de México, pues Ni legislan Ni representan.

Es indignante ver sus sueldos y pensiones y saber que en algún pueblo o comunidad marginada, hay una escuela sin techo o peor aun, sin pizarrones o bancas para los alumnos.

Si el cambio va a ocurrir, las reformas deben venir del pueblo. Plebiscito.

@ale_paramo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s